Un poeta maldito (y vampirín de 8 años): Jean du Sang Sanglant

Buenas tardes/noches a todos nuestros seguidores y seguidoras. Un día más estoy encantada de narraros otro episodio más de la vida de la vampirina de 8 años más importante de toda Transilvania. Eso es: Ludmila von Vampüren y sus inseparables amigos, también vampirines, George du Sangrouge, Devorgila de la Sang e Iñaki Vladimir, quienes, por cierto y sin más dilación… ¡ya están de Vacaciones!

Se trata, cómo no, de un fantástico viaje en compañía de sus benefactores y casi padrinos -la tita Carmila y el Sr. Corzeniovsky- en el que vivirán -también cómo no- maravillosas aventuras. El viaje, como sabéis todos los que les seguís en el Twitter de la ilustre Ludmila (@Lilvampir), ha comenzado en París, donde se han dedicado a recorrer sus calles y museos y saborear su gastronomía con gran deleite y entusiasmo. Pero, queridos amigos, para poder detallaros todo lo que ya han vivido y van a vivir en estas laaaaargaaas semanas de verano y aventuras voy a necesitar un libro entero, donde me encantaría encontrarme con vosotros de nuevo.

Por eso, en este blog semanal, voy a dedicarme a otra cosa. Concretamente a hablaros de otro vampirín (también de 8 años, pero menos importante que Ludmila), del que nunca os he hablado todavía, para que podáis entender mejor el peculiar universo del que yo, en cierta manera, formo parte (y, ahora, también vosotros, amables lectores…). El nombre de este vampirín, compañero del colegio de Paso Borgo, es Jean du Sang Sanglant. Hijo de otra venerable familia vampírica, tiene su residencia principal en Biarritz, en una casa que es conocida en esta hermosa ciudad por su particular fisonomía y su peculiar ubicación junto al mar.

La residencia en cuestión parece un castillo y es el lugar perfecto para contemplar hermosas tormentas marinas que a Jean du Sang Sanglant le inspiran borrascosos y bellos poemas. ¡Qué he dicho! ¿Poemas? ¿Otro poeta?

Pero, un momento, ¿el poeta de esta pequeña historia vampiril no era George du Sang Rouge? ¡Ay! Pues sí, en efecto, este, hasta hoy desconocido para vosotros, vampirín es otro poeta que, además, osa compartir con el hipersensible George, aparte de vocación poética, residencia en la misma bella ciudad vascofrancesa. Aparte de eso, ambos pertenecen a importantes familias de la egregia Biarritz. … vamos, que la rivalidad está servida.

En efecto, los dos vampirines-poetas no se llevan muy bien. Durante el curso escolar, el pequeño George se atormenta escribiendo poemas más bellos y más líricos que su rival y lo mismo hace Jean. Además quieren tener las casas más hermosas, las familias más importantes y las imágenes poéticas más impactantes. Y, en Vacaciones, que es la época que nos ocupa, no creáis que se olvidan el uno del otro. Con cierta periodicidad, George envía a Jean postales escritas apretando tan fuertemente el papel con el plumín que, a veces, parece que vaya a grabar en la madera del escritorio lo que está escribiendo a su gran rival. Son misivas en las que insiste en lo maravilloso que es todo y lo bien que lo están pasando (lo cual, por otra parte, es cierto, pero aquí lo importante es restregárselo bajo los colmillines al otro poeta vampirín de 8 años de Biarritz por vía postal). Jean suele responderle diciendo que ha podido contemplar la tormenta marina más hermosa que nadie pueda imaginar o que ha descubierto un nuevo incunable muy difícil de encontrar y que ya le pertenece. Ambos rabian y sufren… pero, visto desde otro punto de vista, no les viene del todo mal, la verdad, porque todo esto no hace sino alimentar sus pequeñas almas de poetas atormentados y así, con esta acendrada rivalidad, se inspiran nuevos, bellos y oscuros poemas con los que deleitan a sus mejores amigos. Bueno, para ser exactos, Ludmila, no sólo los lee y los escucha con placer, sino que luego dice que los ha escrito ella y que a ella le pertenece su propiedad “inletectual”. George se enfada y protesta, pero la pequeña Ludmila sigue siendo la fuente principal de su inspiración. Al fin y al cabo,   ¿qué sería de él sin la perversa y divertida vampirina y su grupito de amigos de aventuras?

Para acabar, me gustaría recordaros a todos vosotros, que tenéis el privilegio de conocer lo que existe realmente en otra dimensión en algunos edificios que aquí os he descrito, que cuando paseéis por Biarritz y veáis la casa de Jean du Sang Sanglant, os acordéis del vampirín que vive ahí y de la otra dimensión que no todo el mundo conoce. ¡Hasta la próxima semana, queridos amigos y amigas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s