El secuestro de Hermelinda

Dia D, hora H. La ilustre vampirina Ludmila von Vampüren, la vampirina (de ocho años) más importante de toda Transilvania, se dispone a ejecutar su plan de acción. El día D, para que nos entendamos, es hoy, y la hora H, han sido aproximadamente las 11.00 de la mañana.

Os pongo en antecedentes. El fin de semana pasado, nuestros queridos vampirines, es decir, Ludmila, Devorgila, Iñaki Vladimir y George, fueron de viaje a Burdeos y a Saint-Émilion. Pasearon, jugaron, se divirtieron, comieron en un fantástico “Château”, cortesía de un amigo del yayo Teobaldo, y se lo pasaron “de lo lindo”. Pues bien, ¿qué creéis que sucedió al llegar al “cole” el lunes siguiente? Ludmila, como podéis imaginar, ardía en deseos de contar a todo el mundo lo bien que lo habían pasado y las fantásticas casas y ropas y tiendas que habían podido ver. Pero, claro, el mundo no es tan bonito como muchas veces queremos que sea, ni gira siempre a nuestro alrededor, y ahí estaba su odiada Dimitra para recordárselo. ¿Y quién es Dimitra os preguntaréis? Pues muy bien preguntado. Dimitra es Dimitra von Titu, De los Von Titu de la Selva Negra. Una importante familia de vampiros pero no de tanto abolengo como la de Ludmila.

Aparte de ese pequeño desnivel sociológico -los Von Titu son algo nuevos ricos, ya me entendéis…-, Dimitra es una vampirina de lo más campechana y, claro, trata a Ludmila sin tener en cuenta la alta imagen que nuestra querida Lud tiene de sí misma. Y, además, tiende a gastarle bromas pesadas y a enmendarle la plana. Eso y tener que compartir la mesa del comedor con ella, por imperativo de la dirección del cole vampirín de Paso Borgo, hacen que Dimitra sea para Ludmila una pesada caaargaaaa…

Así las cosas este lunes, cuando Ludmila llegó dispuesta a contar su gran aventura en Burdeos, volvió a estallar este larvado conflicto. Dimitra empezó por decir a nuestra exultante Ludmila: “Pero… Burdeos no merece la pena si no es Navidad” o cosas como: “Pero, ¿no estaban los mercados de Navidad? ¡Qué horror!” O peor aún, osó decirle: “Buf, yo ahí no iría nunca”. Y es que Dimitra sabe enfurecer muy bien a Ludmila engañándole con el tema de la Navidad, que es un punto muuuuy sensible de nuestra querida vampirina (es su época favorita del año, ni más ni menos, aunque en realidad para ellos es el Solsticio de Invierno, más que la Navidad, pero bueno). Pues bien, la paciencia de Ludmila se agotó. Se agotó hasta el punto de tomar una decisión drástica y planear una venganza terrible contra su gran antagonista. ¿Y qué pensó? Pensó lo siguiente: ordenó a sus devotas muñecas (Edwina, Georgina, Paulina y Catriona. Ya las conocéis) que vigilasen, durante toda la semana, a las muñecas de Dimitra: Hermelinda y Griselda. De modo que las leales Catriona, Edwina, Paulina y Georgina han observado por turnos los movimientos de sus muñequiles rivales, qué hacen durante la mañana, qué ropa llevan puesta… es decir, todo. Así,Ludmila ha podido conocer, que hacia las 11.00 a.m. de la mañana, se dirigen al bosque, propiedad del castillo de Dimitra y su familia, a llevar tartaletas de limón y nueces a los gnomos que, como es costumbre en los bosques de los castillos del mundo vampiro, viven allí. La verdad es que suele ir Hermelinda, que además nos consta que es la preferida de Dimitra. La muñeca en cuestión, pertrechada con una cesta de mimbre, abre la ventana de la habitación de Dimitra, baja volando suavemente hasta el suelo de césped y se dirige al bosque tarareando una dulce melodía. A Ludmila le parece una melodía horrible, pero eso es otra cosa. Deja la ventana abierta y más tarde regresa con la cestita vacía. (Cómo se nota que cuidan el trato con los gnomos y quieren mantener buenas relaciones con ellos). De modo que Ludmila, encerrada en su habitación cual Cruela Deville, ha trabajado toda la semana en este asunto, bien informada gracias a la ingente labor de sus muñecas. Tras meditar consigo misma cuál era el mejor plan de acción, ha decidido que hoy era el día.

El resto de sus amiguitos hoy han podido observar que Ludmila se ha levantado a las 7 de la mañana a.m. (cosa rara para ser un sábado de relax vampirín)., y se han extrañado un poco. Desde el Schloss de Devorgila de la Sang, donde hoy no se ha llevado a ninguna muñeca para que todas puedan participar en su plan desde su propio castillo, no ha dejado de dirigir las acciones de sus muñecas. “¿Y qué ha sucedido?”, os preguntaréis.

A las 11.00 a.m. exactamente, cuando Hermelinda abandonaba puntualmente su habitación volando por la ventana y aterrizaba en el césped, ha podido sentir, aturdida, cómo un enorme saco caía sobre su cabeza y sobre su cuerpo entero y la dejaba aturullada. En efecto, eran las cuatro muñecas de Ludmila que, al unísono, han acudido a secuestrarla. El resto no ha sido difícil. Entre las cuatro la han llevado al Schloss de Ludmila, y la han dejado en su habitación, eso sí, convenientemente atada y amordazada.

Ludmila ha seguido toda la operación desde su telebola y ha aplaudido estrepitosamente desde el castillo de Devorgila, donde todos sus amiguitos han podido observar que, extrañamente, no jugaba con ellos como otras veces. “¡Ya va a ver esa Dimitra!” se decía. “Ya llegará el momento de contárselo a mis amigos”, ha meditado en silencio.

Y así es como hoy, un día de luna creciente, cuidadosamente elegido, que viene muy bien a los planes de Ludmila, ella ha sonreído un poco más en paz porque siente que el mundo es un poco más justo. El resto del día   ha sido de juegos con Devorgila, Iñakitin y George y muchos dulces y un gran día de reposo. ¡El próximo “finde” nos enteraremos de qué sucede con la muñeca de Dimitra! ¡Hasta entonces, amigos y amigas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s