La tita Carmila

“¡Hola! Hoy voy a hablaros de la tita Carmila, que es la tita de Devorgila, o sea de la familia De la Sang. Ahora me estoy acordando de cuando la conocimos… en el Verano de hace dos años. Estábamos en el jardín de Devorgila, jugando con las muñecas y con los gatos. Si, me acuerdo que estábamos Devo, Iñakitin y yo. Y ella apareció. ¡Jo! Yo me quedé muy sorprendida porque olía a rosas y venía en un coche maravilloso, un

Stutz Bearcat, como me dijo Iñaki Vladimir que se llamaba y parecía muy simpática. Además vino cargada de regalos y nos abrazó y nos besó a todos muy cariñosamente”.

Voy a dejar a Ludmila con sus recuerdos de pequeña vampirina, mientras degustan el fabuloso postre que les han preparado hoy,  para ser yo quien os hable de la tita Carmila. ¿Y quién es la tita Carmila? Pues es una hermosa vampiresa que nació allá por 1715, en la familia del yayo de Devorgila, el caballero Henri Antoine Louis Baptiste Jacques Charles de la Sang. Como nació en una familia en la que ya había entrado el gen del vampirismo, se pasó casi todo el siglo XVIII y el XIX teniendo 8 años, como les sucede hoy a Iñaki y a sus amiguitas. De hecho, Jane Austen la conoció y pensaba que era una niña muy rica y muy mona allá por 1815.

Después, un siglo después, para cuando estalló la que entonces llamaban “La Gran Guerra”, la tita Carmila entró en la siguiente fase vampírica: la de esa adolescencia (“adolespelencia”, según Ludmila) que se convierte rápidamente en una eterna juventud, como podéis ver en la foto de la tita, a los 18 años, que os adjunto.

Desde esa fecha Carmila de la Sang ha vivido numerosas aventuras: en el Londres eduardiano, en la procelosa Europa de entreguerras, sobre todo en el Berlín del ascenso de los malditos nazis (a los cuales ella odia cordialmente), durante la Segunda Guerra Mundial, donde luchó contra ellos con denuedo… y así hasta llegar a nuestros días. Sin dejar de pasar, por supuesto, por una felicísima etapa de vamp-hippie en el “Swinging London” de los años 70. Allí incluso conoció a Jim Morrison.

Ahora ejerce de tita amantísima de su querida sobrina Devorgila y, por extensión, de Iñaki y de Ludmila, para quienes se ha convertido en un referente muy importante. Con ella han vivido ya, al menos, dos trepidantes viajes en los últimos veranos, de los que tal vez hablemos en otra ocasión y en otro lugar…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s